LO QUE NO SE CONTO SOBRE

Francisco H. Ramos Mejía

Recopilador y Autor: Lic. Darío Mariano Bruno 

3 de agosto, 2012

 

“Descubra lo que no se dijo y muchos no quieren saber sobre lo que hicieron

o no los dejaron hacer cuando se involucraban como los Próceres de Mayo“

 

RESUMEN e Introducción

Francisco Ramos Mejía 1773-1828

Nacido en 1773 y fallecido en 1828, llegó a ser un poderoso hacendado, hombre público en los albores de la nacionalidad argentina, quien desde los días de Regidor del primer Cabildo de Buenos Aires en 1810 (año de la Revolución contra España), mantuvo y cultivó una sólida formación teológica y bondadosa espiritualidad cristiana. Este ilustre patricio argentino, encarnó junto con otros próceres, el intento de forjar la Argentina del respeto, del amor al desvalido hijo de Dios y la inclusión no violenta a la Patria del hombre originario y al evangelio de la salvación solo por Jesucristo y su Palabra.  Pero otra fue la Argentina que decidió nacer.

 

Juan Manuel de Rosas

1793-1877

Entre las creencias bíblicas distintivas que adoptase en los últimos 18 años de su vida estuvo la esperanza en el segundo advenimiento de Cristo como la solución final, el respeto de los diez mandamientos como guía de vida, inclusive del que prescribe la observancia del séptimo día de la semana, el sábado, como día de reposo del Señor Jesucristo, los apóstoles y la iglesia cristiana primitiva y la defensa de los derechos humanos y la libertad religiosa de nuestros pueblos originarios. 

Sin embargo nada de esto le impidió apoyar a la naciente república toda vez que sus principios se lo permitieron.

 

A diferencia de Juan Manuel de Rosas quien prefirió o debió recurrir a las armas y utilizar la fuerza que muchas veces terminaba en exterminio, "Don Pancho" afianzó la fortuna de su esposa sobre la base del amor, la espiritualidad, el respeto, la tolerancia, la inclusión, la pacificación y la guía del evangelio de Cristo.  Dos argentinas estaban naciendo, sobre bases diferentes, pero la de Ramos Mejía sería absorbida por la intolerancia, el prejuicio, el enfrentamiento y la mezcla de intereses económicos personales.

 

Francisco Hermógenes Ramos Mejía

 

Retrato de Francisco joven

Nació en Buenos Aires el 11 de diciembre de 1773. Esa región austral de América del Sur, de la que Buenos Aires era la capital, se la conocía como el Virreinato del Río de la Plata, bajo el dominio de la corona española. Fue el octavo hijo de catorce hermanos en una familia de buen linaje, pero de poca fortuna, Francisco mostró desde pequeño amor por la vida al aire libre y afinidad por las cosas espirituales. Su educación, con maestros católicos, consistió en teología, gramática y lógica. Las cualidades de integridad y tenacidad, probablemente heredadas del abuelo materno, que era escocés y protestante, así como la disciplina por el estudio inculcada muy temprano en su vida, influyeron para que el joven Francisco nunca aceptara nada como verdadero, a menos que él mismo lo probara desde todos los ángulos posibles.

María Antonia de Segurola 1788-1860

En 1797, después de completar sus estudios en el Real Colegio de San Carlos, una institución jesuita de su ciudad natal, viaja a Bolivia en donde es designado Subdelegado Interino del Partido de Tomina.  También fue funcionario del gobierno en las proximidades de Charcas, Intendencia de La Paz, ahora parte de Bolivia. Charcas era una ciudad de erudición y cultura, y era asiento de la famosa Universidad de San Francisco Javier. En estos lugares Ramos Mejía estuvo bajo la influencia de los más inteligentes monjes franciscanos y egregios intelectuales jesuitas. Los aires de libertad que se respiraban en la Universidad y las amistades que allí cultivó, ayudaron al joven Francisco a ampliar sus conocimientos en filosofía, teología y lógica.  Al mismo tiempo, conoció de cerca la situación de explotación en que vivían los aborígenes y simpatizó con ellos.

Bolivia le dio también su esposa, pues en 1804 se casó con María Antonia de Segurola, hija del ex gobernador intendente de La Paz. Luego del nacimiento y temprana muerte de su primer hijo (mujer) en La Paz, la pareja se trasladó a Buenos Aires en 1806 donde adquirieron una extensa propiedad de unas 6.000 hectáreas en 1808, en las afueras de Buenos Aires llamada “Los Tapiales”, y criaron una familia numerosa.  (Foto de María Antonia De Segurola)

Ramos Mejía el patriota

Cabildo Abierto de Buenos Aires en 1810

Francisco amaba la vida al aire libre, donde pasaba horas supervisando el trabajo en sus tierras y observando las maravillas de la creación de Dios en esas vastas praderas argentinas. Allí crió ganado, instaló un tambo, fabricó queso y elaboró pan. Paralelamente desarrolló una intensa actividad cívica en beneficio de la comunidad, desempeñándose como Regidor del primer Cabildo de Buenos Aires, como Alférez Real, miembro de la Junta de Libertad de Imprenta y Elector de Delegados al Congreso de Tucumán . Tampoco dudó en involucrarse en la lucha por la independencia de España que su patria había iniciado hacía pocos meses. Contribuyó generosamente con sus recursos para equipar y financiar a las tropas de uno de los ejércitos que en 1810 se formó para defender a la naciente nación. Ese mismo año se unió al Concejo Municipal de Buenos Aires donde lo designaron como Defensor de los Niños. Foto: dibujo del Cabildo de Buenos Aires en 1810.

Su dinamismo y su amor por la soledad pampeana lo motivaron a extenderse más allá de los límites de la civilización, en tierras de los aborígenes pampas.

Actuando en forma totalmente opuesta a las costumbres, les compraba las tierras a los indígenas en lugar de tomarlas por la fuerza. Esta actitud tan inusual le ganó el respeto de los aborígenes, pero, más de una vez, lo puso en aprietos con las autoridades, quienes veían en los indígenas seres inferiores y explotables.  No obstante, como la justicia y el espíritu pacifista formaban parte de las convicciones de Ramos Mejía, trató de practicarlas a lo largo de toda su vida.

Dibujo de Miraflores de autor desconocido y muy antiguo

De esta forma, en armonía con la naturaleza y con la moral bíblica, Ramos Mejía fue un cristiano genuino y practicante.  Protegió a los indios, pero neutralizó su tendencia natural al ocio, enseñándoles a  trabajar incorporándolos a las actividades agropecuarias de su nueva estancia a la llamó Miraflores.  (Foto)  Allí logra el apoyo de un capataz baqueano y lenguaraz llamado José Luís Molina quien dominaba las lenguas agorígenes.

Indios Pampas levantados en armas

El 7 de marzo de 1820, en representación de 16 jefes indígenas pampas, Ramos Mejía firmó con el gobierno de Buenos Aires el Tratado de Paz de Miraflores.  Un año más tarde las autoridades rompieron ese acuerdo, atacaron a los indios pampas, y en una acción descomedida arrestaron a Ramos Mejía quien había censurado esa violación. Fue confinado por el gobierno en su finca de Los Tapiales, desde donde siguió orientando el trabajo de Miraflores, a donde nunca pudo regresar. Con el espíritu quebrantado por la tristeza y víctima de una epidemia, murió el 5 de marzo de 1828. Tenía 54 años. (Dibujo: malón pampa)

Ramos Mejía el reformador

Pero lo importante en el vivir no es cuánto vivimos, sino cómo vivimos. Ramos Mejía vivió de tal forma que influyó no sólo en su generación, sino también en las futuras. Era un hombre de acción y a la vez un individuo profundamente religioso. Solía pasar horas leyendo y meditando en la forma en que Dios había guiado a su pueblo en el pasado y sus planes para el futuro. Las influencias teológicas que recibió en su juventud nunca lo abandonaron. Estudiaba con regularidad su Biblia Vulgata, anotando en los márgenes.  Con razón uno de sus mayores biógrafos, el Dr. Clemente Ricci, aseguró que, cuando se casó (tenía 20 años), "la conciencia religiosa de Ramos Mejía estaba formada".

Manuel Lacunza 1731-1801

Un autor que influyó en el pensamiento de Ramos Mejía en relación con las profecías bíblicas fue Manuel Lacunza (1731-1801), el jesuita chileno. Lacunza se hizo conocer por su descollante trabajo acerca de la segunda venida de Cristo, escrito durante su exilio en Italia. Su libro La venida del Mesías en gloria y magestad circuló en fragmentos durante los últimos años de la década de 1780 por toda Europa y América, y fue publicado en forma de libro después de su muerte. FOTO: Manuel Lacunza.

Ramos Mejía estaba tan interesado en esa obra, que copió a mano el manuscrito que poseía el dominico Isidoro Celestino Guerra. Poco después adquirió la edición en cuatro tomos publicada en Londres (1816) por el general Manuel Belgrano, en la que efectuó numerosas anotaciones en los márgenes. Las mismas revelan que, mientras Lacunza se encontraba bajo la influencia de su formación teológica católica, Ramos Mejía compartía muchas de las perspectivas de los reformadores protestantes.

Ramos Mejía el defensor de los derechos del aborigen Argentino 

Cacique Pampa con tu típica lanza

Otro de los puntos nodales de su pensamiento político-religioso gira en torno a su noción de Patria, de los derechos individuales y de la representación de los mismos. Cuestión que se relaciona intrínsecamente con su perspectiva americanista y que a su vez permite vincular su propio bagaje intelectual, posiblemente influenciado por pensadores vinculados al Iluminismo francés.  

Recapitulando la trayectoria intelectual de Ramos Mejía, debe recordarse que estudió leyes en la Universidad de San Francisco Xavier, verdadero centro intelectual del Virreinato del Río de la Plata y lugar donde también se formaron algunos de los principales hombres de la Revolución de Mayo (como Moreno, Monteagudo, Paso y Castelli), y en cuya Biblioteca podían consultarse los únicos ejemplares de la Enciclopedia y los pensadores franceses.

Consideramos que Ramos Mejía resemantizó y reconfiguró bajo un lenguaje y una conciencia cristiana profético milenaristas ciertos postulados de influyentes pensadores iluministas, como aquellas perspectivas rousseaunianas sobre los derechos, la voluntad individual y la falacia de la representación colectiva del Rey y sobre las leyes de la naturaleza (o sobre la naturaleza misma).  

“Patria es la unión de voluntades para la conservación de la naturaleza misma de las altas propiedades del individuo de su libertad é igualdad, inalienables...  Americanos! No abandonéis jamás con impunidad vuestros altos derechos. Romanos 10:7. Deut. 30: 12. a las facinerosas redes de las personalidades electorales en cuantos pretenden ser vuestros representantes, sino conocéis primero esos vuestros derechos: quomodo autem audient sine predicanti ? Ib. v. 14 para cometer su conservación, y exaltación á ese en quien la mano del Omnipotente esté con él, y que la obra de la salud de la patria no dependa de ninguna personalidad, sino de la naturaleza misma”

“Entre las vaciedades de vuestro destino, siempre ha interpelado el mundo viejo a una soberanía imposible y quimérica á la naturaleza misma de vuestra representación individual, y de vuestras invencibles preocupaciones. Micheas 5: 2.  Gen.2:15 y 3: 23.   Imposible, y quimérica, porque cada individuo representa naturalmente a su individuo, y nada mas...”

Algunas creencias espirituales de Don Francisco

Algunas de las creencias que creía haber encontrado en su Biblia Vulgata de San Jerónimo, principalmente desde 1814 fueron las siguientes:

1.     La Biblia es la única norma de fe y doctrina.

2.     Dios es creador y soberano.

3.     Cristo y los apóstoles constituyen el único fundamento verdadero de la iglesia cristiana.

Típica reunión de Indios Pampas cristianizados en 1820

4.     Los Diez Mandamientos son válidos para la cristiandad, incluso el cuarto.  (Ramos Mejía guardó el sábado, séptimo día de la semana, desde que descubrió esta verdad hasta su muerte. En sus establecimientos tanto indios como peones no trabajaban en ese día y realizaban cultos).

5.     La segunda venida de Cristo será literal e inminente.

6.     En cuanto al estado de los muertos, sostuvo que cuando el hombre muere sus funciones desaparecen y su cuerpo se desintegra en el polvo de la tierra.  

7.     La resurrección se producirá cuando Cristo regrese a esta tierra.

8.     La salvación se obtiene sólo por fe en Cristo.

9.     La Biblia enseña que el sacerdocio puede ser ejercido por todos los creyentes.

10.  La adoración de imágenes es contraria a la enseñanza bíblica y por lo tanto debe ser rechazada.

11. Otras Creencias polémicas: otros historiadores e investigadores mencionan otras creencias consignadas en otros documentos de esta web.

Algunas de estas creencias también son expuestas por el historiador Cesar Ceriani Cernadas y son trascriptos algunos conceptos en los tres párrafos siguientes.

"Es posible sintetizar en ciertos tópicos fundamentales el cuerpo de creencias de Ramos Mejía que encuentran una significativa similitud a creencias comunes al protestantismo. Es preciso aclarar que este conjunto de creencias no fueron volcadas metódicamente en un solo escrito, sino que son parte de las profusas notas y comentarios que Ramos Mejía en los márgenes de su obra lacunziana. La impugnación a la autoridad interpretativa de la Iglesia Católica encuentra aquí su más clara manifestación." (Ciriani Cernadas)

Francisco de Paula Castañeda (1776-1832

"Unido a estas creencias, el dominico Francisco de Paula Castañeda -su inquisitivo perseguidor- lo acusa de `haber quemado las imágenes y eliminado el santoral católico´.  Estas cuestiones nos inducen a pensar en una negación, por parte de Ramos Mejía, de considerar a los Santos como intermediarios ante la divinidad, y concebir que a través de la adoración de las imágenes (sean del sistema de Santos, Vírgenes, o Cristo mismo) se logre alguna efectividad de carácter sobrenatural.  Esto representa, como bien sabemos, uno de los ataques centrales de la doctrina protestante hacia el catolicismo romano, bajo la idea de que esa veneración de las imágenes católicas era otro claro signo de cómo el pensamiento religioso no cristiano y la “idolatría” habían llegado para quedarse en la Iglesia de Roma."

"Todos estos tópicos nos hacen pensar en un sistema religioso cristiano en parentesco al concebido por sectores del protestantismo, particularmente al del movimiento “puritano” ingles que emergió siglo y medio después de la Reforma luterana. Recordemos que los “puritanos” recibieron ese sobrenombre por su enfática voluntad de regresar a la pureza de la Iglesia de los tiempos apostólicos, en explícita oposición al camino recorrido por el cristianismo popular desde su conformación como única religión del Imperio Romano, bajo el reinado de Emperador Constantino en el siglo IV."  - VER apreciaciones adicionales de Ciriani Cernadas.

A causa de que su vida se desarrolló en medio de una época de rápidos cambios socio-políticos en su tierra natal, Ramos Mejía centró sus mejores esperanzas en el prometido regreso de Cristo a esta tierra. El estudio profundo de la Biblia dio como resultado una declaración al pueblo argentino. Este corto tratado ("El evangelio de que responde ante la nación el ciudadano Francisco Ramos Mejía"), y otro panfleto, "El A B C de la Religión", fueron publicados en 1820. Los mismos defendían puntos de vista teológicos que eran nuevos, alarmantes y revolucionarios para el lugar y el momento en que le tocó vivir.

Las publicaciones religiosas de Ramos Mejía produjeron reacciones inmediatas. El gobierno provincial de Buenos Aires le ordenó que "se abstenga de (establecer) promover prácticas contrarias a las de la religión del País, y cese de producir escándalos contrarios al buen orden público, al de su casa y familia, y a su reputación personal".  La orden fue firmada por el ministro Bernardino Rivadavia y se dio como resultado de un informe de José Valentín Gómez, un influyente clérigo de la época.

El informe decía que Ramos Mejía no estaba sólo guardando el sábado, sino que había persuadido a otros, incluyendo a los trabajadores de sus campos y a los indígenas que habían buscado su protección, a hacer lo mismo. El hecho de que fuera un laico y se atreviera a entrometerse en asuntos doctrinales desde la perspectiva bíblica, constituyeron argumentos suficientes para que fuera considerado hereje.

 

General Martín Rodríguez (1771-1845)

Francisco Ramos Mejía, por supuesto, hizo caso omiso de la advertencia. Por el contrario, continuó obedeciendo lo que consideraba Divino, leyendo a sus trabajadores porciones de la Biblia y protestando por el tratamiento que recibían los indígenas.

 

Habiendo surgido acusaciones en su contra, de proteger y apañar a aborígenes involucrados en recientes malones, sumado a sus creencias religiosas cuestionadas, el General Martín Rodríguez, luego de asesinarle 80 de sus peones indios, lo llevará arrestado con su familia a la Casona de Los Tapiales donde la tristeza y la enfermedad acabarían apagando la  luz de una Argentina que pudo ser diferente.  Como el apóstol Pedro, Ramos Mejía afirmó que en asuntos de fe y conciencia "es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres" (Hechos 5:29).

 

Ramos Mejía pareciera ser el primer precursor filosófico del gran movimiento adventista del Siglo XIX entre los que se encontraron numerosos intelectuales argentinos y representantes en todo el mundo.  En la actualidad, la religión e Iglesia Adventista Del Séptimo Día, que llegaría al país en 1893 luego de haberse organizado en los Estados Unidos en 1844 y en 1863, parece ser la portadora contemporánea de gran parte de las creencias de este prócer argentino.

Una sepultura de película

Francisco Hermógenes Ramos Mejía falleció el 5 de marzo de 1828 en su estancia Los Tapiales.  Tenía 54 años.  El mismo día de su muerte, su familia inició los trámites para poder sepultarlo en el parque de la chacra de Los Tapiales. Pasaron dos días esperando la autorización gubernamental para la inhumación, la cual no llegaba posiblemente debido a sus antecedentes de "hereje".  Ante el hecho de que el cuerpo de Francisco Ramos Mejía continuaba en una de las salas de la chacra, al tercer día entraron a la sala ocho aborígenes, tomaron el féretro con el cuerpo de Don Francisco y lo depositaron sobre una carreta. Fuera de la casona, lo esperaban varios indios que formando un cortejo, siguieron a la carreta, la cual, cruzó el Río Matanzas, y se perdió en el desierto. Nunca se llegó a confeccionar un acta de defunción y nunca se supo el lugar exacto en el que fue enterrado por sus fieles pampas.  Ese secreto murió con los indios y su cuerpo aún espera la resurrección prometida por Jesucristo en los santos evangelios.  FOTO: dibujo de un cortejo indio.

Ramos Mejía murió 16 años antes de comenzar la historia oficial del movimiento mundial adventista (1844) y lo hizo como fiel guardador del sábado y creyendo en la segunda venida de Cristo. Esto lo califica más allá de toda duda para ser considerado el primer creyente con una fe similar a la adventista del séptimo día rioplatense desde la Revolución Francesa, que se tenga registro.

 

BIBLIOGRAFIA

 

Ceriani Cernadas, César: “Francisco Hermógenes Ramos Mejía (o Mexía)(1773 - 1828): un profeta milenarista en los albores de la independencia argentina”. Trabajo presentado en el IX JORNADAS SOBRE ALTERNATIVAS RELIGIOSAS NA AMÉRICA LATINA.            Instituto de Filosofia e Ciências Sociais – UFRJ - Rio de Janeiro, Brasil, 21 a 24 de Setembro de 1999.

Ramos Mejía, Enrique. Los Ramos Mejía. Apuntes históricos. Buenos Aires: Emecé, 1988.

Sáenz Quesada, María Los estancieros. Buenos Aires: Sudamericana 1991.

Saldías, Adolfo. Vida y escritos del Padre Castañeda. Buenos Aires: Arnoldo Moen y Hermano Editores, 1907

Pico, José María. “Cuando los místicos van al desierto.  El plan de Francisco Hermógenes Ramos Mexía para poblar la pampa y procurar su civilización en 1814”.  La Prensa Buenos Aires): Suplemento dominical, 16 de marzo de 1986.

Pico, José María. “Don Guillermo Ross. Un escocés altanero”. Genealogía 24 (1991)

Priora, Juan Carlos. Don Francisco Hermógenes Ramos Mejía. Buenos Aires: Asoc. Casa Editora Sudamericana, 2008.

Ricci, Clemente. “Francisco Ramos Mexía. Un heterodoxo argentino. Como hombre de genio y como precursor”.  La Reforma (julio 1923)

Scenna, Miguel Angel.  “Francisco Ramos Mejía, el primer hereje argentino”. Todo es Historia 2 (mayo 1968): 78-92.

 


RAMOS MEJÍA: INICIO - Historia completa - Historiadores, artículos Sus creencias - TrascendenciaDescendientes Admiradores - Literatura - Videos y Fotos -Otros Próceres Opiniones -Eventos Próximos -Noticias  - MUSEO:  INICIO - Historia - Ubicación - Por dentro -  Por fuera -  Horario de visitas Visitantes ilustres - Socios - Benefactores - Literatura Videos y Fotos Opiniones Eventos Futuros -- Noticias  -Legislaciones  - PRÓCERES: Manuel Belgrano - Otros  LIBERTAD RELIGIOS - NOTICIAS: PublicadasPróximos Eventos - Opiniones - CONTÁCTENOS: Contáctenos x Mail - Contactos varios - OTRAS WEBs: Historiadores - Opiniones Académicas - Otros sitios

- ESTA WEB:  Mapa del Sitio -  Webmaster - MATERIALES GRATIS OFRECIDOS: - por Mercado Central - por Asoc. Amigos -  por Adventistas